PÁGINAS DE INTERÉS

14 - EL REMANENTE DE ISRAEL



para descargar este audio click aquí
MENSAJE DOMINGO 14/01/2018

Por el Hno. Santiago

Después de abrir las mentes con una exacta explicación de la Soberanía de Dios en la elección y predestinación, Pablo tiene ahora la necesidad de explicar el rol que cumple el pueblo de Israel en la dispensación de los tiempos.
Porque entre las muchas preguntas surgidas en las mentes de los que escuchaban el mensaje de Pablo en la Iglesia, tanto gentiles como judíos. Al ver que las cosas no son hechas de manera fortuitas sino que todas se han trazado con un propósito. Entre todas las cuestiones, la mayoría se canaliza a esta pregunta ¿Ha sido rechazado Israel ha propósito? (si se intenta entender que va a pasar con Israel).

Romanos 11
1 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy Israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 1S 12:22; Jer 31:37; Jer 33:24; 2Co 11:22; Fil 3:5; Jer 33:24-26; Lc 20:16;

Dios no ha desechado a su pueblo (hablando aquí de Israel), la mejor prueba es Pablo mismo y los demás apóstoles y los muchos judíos que creyeron al Señor Jesús. Y no solo eso, puesto que Dios no utilizó gentiles para predicar a los gentiles, sino a judíos convertidos al Señor Jesús para predicar a los gentiles, porque la salvación viene de los judíos (Jn 4:22)
Las Escrituras dan testimonio desde la antigüedad que jamás Dios desampararía a su pueblo (1S 12:22; Sal 94:14)

1 Samuel 12
22 Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su grande nombre; porque Jehová ha querido hacerles pueblo suyo

A su vez, es claro que Pablo no se ha desprendido de su nacionalidad, ni de su cultura, antes bien respeta su linaje y también sus tradiciones.

2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no saben qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Sal 94:14; Ro 8:29; 1S 12:22; Ro 6:16; 1P 1:2;
3 Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran mi vida 1R 19:10; 1R 19:14; 1Ts 2:14;
4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 1R 19:18;
5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Jer 3:14; Zac 13:8; Ro 9:27; 2R 19:4;

Entre tantos testimonios ofrecidos por los Salmos y los profetas acerca del amparo perpetuo de Dios; Pablo utiliza la experiencia de Elías en la cual de manera Soberana Dios le responde a Elías, "me he reservado" y esta respuesta es propia de un Dios que hace las cosas según su beneplácito. A su vez Pablo sigue apelando a la elección de Dios para no perder el contexto de lo que venía hablando acerca de la predestinación.
"Ha quedado un remanente escogido por gracia en Israel".
Esta afirmación es concisa y muy necesaria para evitar cualquier formulismo y/o exaltación judía.
¿Qué es un remanente?: Un remanente es un resto, un sobrante, algo que no cabe y se destina para otra cosa. Esto implica que "no la totalidad del pueblo" sino un grupo "pequeño". Y que tal grupo sea escogido por Dios, significa que no depende de los judíos la elección. Y que sea por "gracia" significa que no es por obras, ni por su religión, ni por tribu, ni por conductas, ni nada por la que algún judío pueda jactarse respecto de la elección de Dios.

6 Y si por gracia, «ya no» es por obras; «de otra manera» la gracia «ya no» es gracia. Y si por obras, «ya no» es gracia; «de otra manera» la obra «ya no» es obra. Dt 9:4-5; Ro 4:4; Dt 9:4;
7 ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; Ro 9:31; Ro 11:25; Mr 6:52; Ro 9:18; 2Co 2:14;
8 como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no escuchen, hasta el día de hoy. Dt 29:4; Is 29:10; Is 43:8; Jer 5:21; Ez 12:2; Mt 13:14; Ef 4:18; Is 6:9; Mr 4:12; Lc 8:10; Jn 12:40; Hch 28:26;
9 Y David dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, En tropezadero y en retribución; Sal 69:22-23; Sal 69:22;
10 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y agóbiales la espalda para siempre. Sal 69:22-23;
No fue Dios que ha rechazado al pueblo judío, fueron los judíos quienes rechazaron y desecharon a Dios (exceptuando a aquellos a quienes Dios llamó para su obra).
Entonces, consideremos. Los judíos deben agradecer que la salvación sea anticipada por promesa y no por la ley (Ga 3:17), porque según la ley todos estarían bajo una irreversible condenación debido a la rebeldía del pueblo. Y si por la religión fuera, todos han apostatado.

Gálatas 3
10 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, puesto que escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.  Dt 27:26; Jer 11:3; Ez 18:4; Mt 5:19; Ro 4:15; Gá 5:4; Hch 15:15; Stg 3:10;

Entonces, si ha esto agregamos la interpretación del Espíritu dada a Pablo, que no son judíos los que son descendientes carnales de Abraham sino los que obran según la fe de Abraham y que cuando se refiere a la "simiente", habla de uno solo y referido a Cristo Jesús, es claro que el remanente toma un sentido estricto.
Si lo que buscaban los judíos según su obligatoria ley no lo han alcanzado, debido a su falta de fe y amor a Dios; Puesto que no se puede amar a Dios obligadamente, debe hacerse de corazón sincero. Entonces según sus obras los judíos fueron endurecidos, porque amaron más la idolatría que a Dios. Pero Dios escogió de ellos un remanente por amor a su Nombre.
Fue Dios entonces quien les dio espíritu de estupor, es decir ese espíritu de adormecimiento y confusión que inutiliza su razón de ser. Fue Dios quien tapó sus oídos y ojos. Y aún cuando Cristo fue manifestado les habló en parábolas. Para que oyendo no entiendan y viendo no vean (Mt 13:13). Por esta razón no conocieron a Jesús su Mesías, fue Dios mismo que los endureció para que llevasen a cabo la muerte de su Amado Hijo, porque era la única manera en que podía salvarlos, suplantando el odio de ellos por el amor de Dios.

11 Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Hch 28:28;
12 Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? Ro 11:25;
13 Porque a ustedes hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, Hch 9:15; Hch 26:17; Ro 15:16; Hch 13:2; Hch 22:21; Gá 1:16; Gá 2:8; Ef 3:8; 1Ti 2:7; 2Ti 1:11;
14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. 1Co 7:16; 1Co 9:22; 1Ti 4:16; Stg 5:20; Gn 29:14; 2S 19:12-13; Ro 9:3; 1Co 1:21; 1Ti 1:15; 1Ti 2:4; 2Ti 1:9; Tit 3:5;
15 Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? Ro 5:11; Lc 15:24; Lc 15:32;

Para explicar esto, voy a traer a la memoria la historia de José hijo de Jacob, el cual fue figura del Cristo.
Los hijos de Jacob aborrecían tanto a su propio hermano, a su propia sangre, que decidieron venderlo como esclavo. Y José llegó a Egipto como esclavo, comprado como esclavo y sometido a leyes extranjeras. Pero luego de reconocer a Dios mediante el obrar de José, este llegó a ser el "Salvador" de Egipto, pues aún la mayor autoridad le reconoció por su revelación y sabiduría. Es decir, los de su propia sangre lo rechazaron, pero los egipcios (entiéndase como gentiles), le recibieron como el "Salvador". De igual manera nosotros (gentiles) recibimos a Cristo como el Verdadero Dios y el Verdadero Salvador del mundo.
Y ya cuando José fue elevado a lo sumo entre los egipcios, entonces Dios mediante una hambruna acercó a Israel a Egipto para que reconocieran a su hermano rechazado y vivieran entre los egipcios.
Es hermosa la imagen que vemos cuando luego de probarlos, José se manifiesta a sus hermanos, llantos, gritos de arrepentimiento y júbilo, todo eso lejos de las mirada de los egipcios, dentro de una habitación, José y sus hermanos, y que les dice José.

Génesis 45
4 Entonces dijo José a sus hermanos: Acérquense ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José su [de ustedes] hermano, el que vendieron para Egipto.
5 Ahora, pues, no se entristezcan, ni «se pese»* de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de ustedes.
6 Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega.
7 Y Dios me envió delante de ustedes, para preservarles posteridad sobre la tierra, y para darles vida por medio de gran liberación.
8 Así, pues, no me enviaron acá ustedes, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.

Por voluntad de Dios, los hermanos vendieron a su hermano, y mediante esta acción de aborrecimiento Dios le dio Salvación y preservó la raza judía.
Cuan insondables son los pensamientos de Dios, cuan difícil es comprender su accionar. Pero una cosa nos queda claro. Él hará todo para nuestro bien.
José experimentó, conoció y declaró la Soberanía de Dios ante sus hermanos.
Porque con esa acción salvó al mundo, no solo a los judíos sino también a los gentiles. De igual manera con el rechazo de lo judíos, el Evangelio llegó al mundo entero (y luego, al final, atraerá a los judíos).

16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Nm 15:18-21; Neh 10:37; Ez 44:30; Nm 15:17-21;
17 Puesto que si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, Sal 52:8; Jer 11:16; Jn 15:2; Ef 2:12; Ef 2:12-13;
18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. Jn 4:22;
19 Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Ro 9:19;
20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Pr 28:14; Is 66:2; Is 66:5; Jer 44:10; Ro 12:3; Ro 12:16; 1Co 10:12; 2Co 1:24; Fil 2:12; 1Ti 6:17; Ro 5:2; 1P 1:17;
21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.
22 Mira, por lo tanto, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado. Jn 15:2; 1Co 15:2; He 3:6; He 3:14; Ro 2:4;
23 Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, puesto que poderoso es Dios para volverlos a injertar. 2Co 3:16;
24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

Que se puede agregar a tan exacta analogía.
Quizás para ser preciso y evitar malas interpretaciones. Es necesario aclarar que el Olivo no son los judíos, como muchos sionistas y falsos judíos "mesiánico" predican por diversas partes (para darle créditos indebido a la actual nación judía). El Olivo, la planta, es Cristo Jesús, la savia es el Espíritu Santo, los judíos fueron una rama solamente. No descartamos su originalidad, pues ellos pertenecían al Olivo y por Dios fueron arrancados. Y nosotros que pertenecíamos al olivo agrio fuimos injertados, "incluidos" como una rama para que nuestros frutos fuesen según el agrado de nuestro Dios.

25 Porque no quiero, hermanos, que ignoren este misterio, para que no sean arrogantes en cuanto a ustedes mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; Lc 21:24; Ro 11:7; Ro 12:16; 2Co 3:14; Ap 7:9; Mt 13:11; Jn 10:16; Ro 1:13; Ro 16:25; 1Co 2:7-10; Ef 3:3-5; Ef 3:9;
26 y luego todo Israel será salvado, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Sal 14:7; Sal 53:6; Is 59:20-21; Jn 4:22; He 8:8-12; Is 27:9; Is 59:20; Jer 31:31-34; 2Co 3:16; He 8:8; He 10:16;
27 Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados. Is 27:9; Ro 9:4; He 8:12; Is 59:20-21; Jer 31:31-34; He 8:10;
28 Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de ustedes; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Dt 7:8; Dt 10:15; Ro 9:5; Ro 5:10;
29 Porque irrevocables son los dones y el llamamiento [reclutamiento] de Dios. Ro 8:28; 1Co 1:26; Ef 1:18; Ef 4:1; Ef 4:4; Fil 3:14; 2Ts 1:11; 2Ti 1:9; He 3:1; He 7:21; 2P 1:10;
30 Pues como ustedes también en otro tiempo eran desobedientes a Dios, pero ahora han alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, Ef 2:2-3; Ef 2:11; Ef 2:13; Col 1:21; Col 3:7; Tit 3:3;
31 así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a ustedes, ellos también alcancen misericordia.
32 Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. Ro 3:9; Gá 3:22-23; Gá 3:22;
33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Dt 29:29; Sal 139:6; Ef 3:10; Col 2:3; Job 5:9; Job 11:7; Job 15:8; Ro 2:4; Ef 3:8; Sal 36:6;
34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? Job 15:8; Job 36:22-23; Is 40:13; 1Co 2:16; Is 40:13-14;
35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Job 35:7; Job 41:11; Is 40:13; Jer 23:18;
36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Ro 16:27; 1Co 8:6; 1Co 11:12; Ef 3:21; Fil 4:20; Col 1:16; 1Ti 1:17; He 2:10; 1P 4:11; 2P 3:18; Jud 1:25; Ap 1:6; Ap 5:13; Pr 16:4;

En resumen:
Al describir su propio período, Pablo compara la predicación del Evangelio como el accionar de Elías en su época. Porque el pesar y el entristecimiento del profeta Elías (tal como siente Pablo) ante la deserción y apostasía generalizada de su pueblo respecto de la adoración verdadera a Jehová. Dios le dio como respuesta segura que aún existía un grupo inquebrantable elegido y sostenido por gracia. De igual forma durante el período de la manifestación del Señor Jesús, solo un grupo pequeño de cristiano creyó en el Mesías y con ese pequeño grupo más de 5.000 personas posteriormente (Hch 4:4) y finalmente el Evangelio es extendido hacia los gentiles. Afirmamos entonces que el remanente al que se refiere Pablo es el número de judíos convertidos en esa época, mientras que el resto fue endurecido.

Cualquiera sea la manera, siempre veremos la intervención de Dios a favor de una salvación para sus escogidos. Se deja en claro que Dios es el que produce el endurecimiento en los incrédulos quienes siguen su mal obrar.

El futuro de Israel
Y hasta ahora vemos que el pueblo de Israel sigue siendo endurecido mientras que los gentiles son agraciados. Pero vendrá el cumplimiento de los tiempos para los gentiles y los judíos serán entonces ablandados y creerán en aquel a quien crucificaron.
La fidelidad de Dios es incuestionable, su promesa sigue firme para Israel. El pacto no ha sido violado por parte de Dios. Él no rechazará al pueblo que antes conoció. La incredulidad de la mayoría de los judíos no debe cegarnos ante el hecho de que el “endurecimiento” de Israel no es total.
La predicción de la salvación futura de Israel es lo que Pablo está afirmando mediante la declaración dada a los profetas.
Vendrá tiempo y desde ahora, en que judíos creerán en el Señor Jesús.
La actual incredulidad de Israel es necesaria para alcanzar la salvación a todo el mundo. Por esta razón Pablo exhorta y reprende a los cristianos gentiles a que no se jacten de su fe, porque por Dios estamos firmes, no por nosotros mismos.

Cuando los judíos vean a los gentiles alcanzados por las bendiciones de Dios, profetizadas por sus propios profetas, serán provocados a celos, y esto está anticipado en Dt 32:21.

Entonces, considerando lo que Pablo está explicando, podemos observar o visualizar etapas en el plan de Salvación.

-       Primero: Endurecimiento del pueblo judío.
-       Segundo: El Evangelio predicado a los gentiles.
-       Tercero: Restauración y Salvación de los judíos.

Además de explicar cómo será la transgresión judía actual revertida en Salvación, este esquema logra otros dos propósitos.

-       Primero: Pablo es parte del remanente escogido por gracia y a su vez el instrumento con el que Dios evangeliza a los gentiles.
-       Segundo: Con la predicación del Evangelio a los gentiles Pablo está provocando a celos a los de su propia nación a fin de ganar tanto como le sea posible de ambos bandos o de ambos rebaños.

Esta profunda y profética revelación dada a Pablo y permitida ser escrita para nosotros, manifiesta la Soberanía de Dios, su amor y sobre todo el propósito en su Hijo Jesús, Señor nuestro.
Ante tal revelación, deja fuera de lugar cualquier pensamiento vano, cualquier crítica, cualquier contradicción respecto de la Soberanía de Dios. Él es la fuente de todo, Él es el Poder, el Verbo que sustenta las leyes y los protocolos del mundo en que vivimos. Y Dios lleva a cabo todas las cosas para la gloria de Él mismo. Por esta razón, El Señor Jesús, todopoderoso merece nuestra alabanza.



La Paz del Señor Jesús contigo

0 comentarios:

Publicar un comentario