PÁGINAS DE INTERÉS

07 - DISCIPLINA Y ORGANIZACIÓN MEDIANTE EL CAMINO DEL AMOR


para descargar este audio click aquí 
MENSAJE DOMINGO 21/05/2017

Por el Hno. Santiago

Estamos aprendiendo mucho de esta epístola a los corintios. Es como leer un libro de derechos constitucionales aplicados correctamente a la vida cristiana.

Continuando con el estudio comenzaremos leyendo el

CAPITULO 12
1  No quiero, hermanos, que ignoren acerca de los dones espirituales.  1Co 14:1;
2  Saben que cuando eran gentiles, se les extraviaba llevándoles, como se les llevaba, a los ídolos mudos.  Sal 115:5; Is 46:7; Jer 10:5; Hab 2:18-19; 1Co 6:11; Ef 2:11-12; 1Ts 1:9; 1P 4:3; Hch 8:32; 1Co 8:4; 1Co 14:10; 2P 2:16;

Entre tantas cosas que malinterpretaron los corintios, también se suma la falta de organización respecto de la forma en que el Espíritu Santo trabaja a través de toda la Iglesia.

Es importante destacar que las cartas de Pablo establecen una parametrización básica, una columna fundamental en lo que respecta al comportamiento moral y a la funcionalidad del cristiano como miembro del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia y al comportamiento y funcionalidad de la Iglesia como comunidad cristiana.
Cada caso, cada situación resuelta, cada consejo, cada exhortación es una forma de "jurisprudencia" dentro de lo que sería la "ciencia de los derechos y obligaciones del cristiano y de la comunidad cristiana". Toda la biblia debería ser vista de esta manera, por eso se llaman "Pactos, Acuerdos, Contratos" (AT y NT).

Sabemos que por lo general, se tiene o se tiende a un rechazo a aquello que llamamos "normas cristianas", sobre todo cuando son impartidas por una institución religiosa, que claramente lucra en beneficios de unos pocos hombres y establece todo un sistema clerical antibíblico de sometimiento intelectual. Por lo tanto es razonable que cristianos que despiertan rechacen las estructuras religiosas, pero esto no quita que la conducta cristiana esté regulada bíblicamente en beneficio de toda la Iglesia; Y de esto si queremos hablar.

Nosotros no somos una religión que establece normas humanas para someter a los hombres a una institución religiosa a fin de cobrar diezmos u obtener beneficios económicos, o para engrandecer una institución, o someter intelectualmente a las personas.
Somos una comunidad cristiana que busca la perfecta funcionalidad de lo que literalmente entendemos somos el Cuerpo de Cristo; Y esto implica una renovación cultural, una renovación en lo que se conoce como responsabilidades, propósitos, derechos, obligaciones sociales y organización comunitaria.

Pablo tenía que lidiar mucho con los corintios; Porque como sociedad estaban bombardeados de idolatría, de filosofías e ideas que marcaban las costumbres, el estilo de vida, los rudimentos y las prácticas socioculturales que en muchos casos eran inmorales a la luz del Evangelio. De aquí la necesidad de Pablo de hacerles discernir cual es el verdadero propósito de la vida y el carácter para llevarlo a cabo. Y al igual que los corintios, nosotros también tenemos que discernir todos los comportamientos humanos a la luz de las Escrituras para no caer en los sutiles engaños de la sociedad secular, ni en los sutiles engaños de las religiones supuestas "cristianas".

Pero antes de desarrollar la funcionalidad de la Iglesia, Pablo escribe

3  Por tanto, les hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.  Mt 16:17; Jn 15:26; Ro 9:3; Ro 10:9; 1Jn 4:2-3; Mr 9:39; Jn 13:13; 1Co 8:6;

Una expresión notable, con una profunda enseñanza doctrinal del Señorío de Cristo Jesús.
Una de las principales doctrinas de la Iglesia del Señor Jesús, es el "Señorío de Cristo", que describe lo que significa llamar conscientemente a Jesús "Señor" y que tal conocimiento solo puede venir del Espíritu Santo. Lamentablemente una mayoría cristiana llama a Jesús "Señor" sin tener un mínimo de conciencia de lo que tal título significa para la vida del Cristiano. (Ver enseñanza en http://www.apoyobiblico.com.ar/2013/03/el-senorio-de-cristo.html).
Pero por otro lado existe la postura (consciente o inconsciente) de llamar a Jesús "anatema" (que significa maldición) que obviamente jamás puede provenir del Espíritu Santo. La cuestión sería ¿Cuándo una persona llama o asume a Jesús como "maldición"?; Pues bien, la lucha filosófica de los gentiles y de los judíos de aquella época era considerar que todo ser humano estaba sujeto al maldito poder de la muerte, por lo que ser humano era y es ser maldición (hablando aún en presente) (y en cierta forma tal filosofía es correcta); El problema es que tal principio pone a Jesús (como hombre) a la misma altura de todos los hombres, sin que se conozca la verdadera naturaleza, origen y razón de Jesús; De esta forma todo persona que considera a Jesús desde su condición carnal está sujeto al pensamiento humano de llamar a Jesús "un condenado más". En la actualidad, si bien los libros de historia no niegan el nacimiento y vida del Señor Jesús, si niegan su naturaleza divina y su victoria sobre la muerte y tal filosofía humana es puramente humanista y diabólica.

Nuestro fundamento cristiano radica en que Jesús nació por Voluntad del Espíritu Santo, vivió sin pecado, murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos dejándonos su Espíritu victorioso.

Ya en el cristianismo del siglo I, habían muchas corrientes filosóficas con respecto a la naturaleza y condición de Jesús, algunos negaban el Señorío de Cristo, otros negaban que Jesús era humano, en fin...

Judas 1
4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos [irreverentes, (sin piedad), sacrílegos], que convierten en libertinaje [conducta libertina y descarada] la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único amo [soberano], y a nuestro Señor Jesús, el Cristo.

2 Juan 1
7 Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesús, el Cristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.

1 Juan 4
3 y todo espíritu que no confiesa que Jesús, el Cristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual ustedes han escuchado que viene, y que ahora ya está en el mundo.

Pero a su vez, por otro lado, por imposición religiosa de origen católico se impuso indebidamente la cruz como señal y emblema del cristianismo (que a luz de las Escrituras, la cruz es un símbolo de maldición Ga 3:13) (y esta es la razón por la que todas las religiones cristianas pintan una cruz en sus carteles o en las lápidas, o tienen una cruz de madera con una sábana colgando dentro del local de reunión y los católicos se persignan supersticiosamente ante ellas). Cuidado, no estamos negando la muerte del Señor Jesús en la cruz, la cual tiene un peso doctrinal muy preponderante para el cristiano; Lo que si cuestionamos es que la cruz sea el icono del cristianismo, cuando lo más sobresaliente es la Resurrección y su Triunfo sobre la muerte (cuidado, esto no implica que debamos pintar un sepulcro abierto en los carteles), pero si es importante pensar en la Esperanza mediante la resurrección como eje doctrinal del Evangelio.   

Hay mucha simbología extrañas dentro de las religiones cristianas, muchas ideas preconcebidas y tales cosas deben ser desechadas, y mantenernos firmes en el Evangelio sin mixturas religiosas y sin simbologías. Porque jamás mandó el Señor o los apóstoles a pintar una cruz o que la misma sea una señal física e idolátrica para los cristianos.

Ahora si, continuando con la lectura nos adentraremos a la funcionalidad de la Iglesia como Cuerpo de Cristo mediante su Santo Espíritu.

4  Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.  Ro 12:6; Ef 4:4-6; He 2:4; 1Co 14:1; Ef 4:8; 1P 4:10;
5  Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.  Ro 12:7; 1Co 12:4; Ef 4:11;
6  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.  1Co 12:4;
7  Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.  Ro 12:3; 1Co 14:26; Ef 4:7; Stg 4:5;
8  Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;  1Co 1:5; 1Co 2:6-7; Ro 12:7-8; Ef 4:11; 1P 4:11;
9  a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.  1Co 12:28; 1Co 12:30; 1Co 13:2; 2Co 4:13; Lc 13:32; Hch 4:22; Hch 4:30; Hch 10:38;
10  A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.  Mr 16:17; 1Co 12:28-29; 1Co 12:30; 1Co 13:2; 1Co 13:8; 1Co 14:1; 1Co 14:26; 1Co 14:29; Gá 3:5; 1Jn 4:1; Hch 19:11; 1Jn 4:1-3;
11  Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.  2Co 10:13; He 2:4; Ro 12:3; Ro 12:6; 1Co 7:7; Ef 4:7;
12  Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.  1Co 10:17; 1Co 12:27; Jn 11:52; Ef 4:4; Ro 12:4-5; Ef 4:16;
13  Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.  Jn 7:37-39; Ro 6:5; Gá 3:28; Ef 2:13-17; Ef 2:18; Col 3:11; Ef 2:13-18;

De las muchas enseñanzas que podemos obtener de este bloque, nosotros nos concentraremos en hablar de "la manifestación o revelación del Espíritu" como disciplinas para la Iglesia; Alguno ya debe estar pensando en que hablaremos de la observancia de leyes, reglas, ordenanzas y mandatos (como una organización religiosa), pero no. Aquí hablaremos de disciplina, entendiendo la "disciplina" como la correcta instrucción, para la correcta función, para la correcta ejecución, para el correcto resultado. ¿Estamos de acuerdo?, pues bien; Porque actualmente hay muchísimos cristianos indisciplinados. Por eso preguntamos ¿Tiene usted la instrucción correcta? ¿Conoce usted cual es su función o rol correcto dentro de la congregación? ¿Se mueve como parte de un cuerpo organizado, o es un miembro que tiene voluntad propia para moverse según su opinión?

Actualmente la mayoría de los cristianos son disfuncionales, es decir indisciplinados y muy desorganizados; ¿En que sentido?: En el sentido de que no saben que rol deben cumplir dentro de la congregación y porque carecen del adoctrinamiento apropiado (discipulado); Esto hace que las congregaciones tengan (en general) grandes problemas funcionales, porque carecen de disciplina y organización.

Ejemplos:
En la anterior meditación nuestro hermano Gabriel nos hablaba del rol disfuncional de las mujeres dentro de las congregaciones actuales y como muchas congregaciones disfuncionales están gobernadas por mujeres llevando a cabo un sinfín de falsos servicios y falsos ministerios. A esto debemos agregar el falso ministerio de alabanza que nos es más que el preludio para que grupos musicales supuestamente "cristianos" ejerzan todo un sistema comercial en el mercado musical.
También debemos mencionar que dentro de una congregación existen muchos miembros que no hacen absolutamente nada, ni colaboran, ni ayudan, ni leen, ni oran y mayormente son mentes carnales egoístas (porque piensan en sí mismos), y no son más que una pesada carga, porque se la pasan criticando a los que trabajan; En fin….
También están aquellos que son muy activos y andan de casa en casa visitando y aconsejando a otros o evangelizando sin ser evangelista, sin ser enviado por el Señor, sin tener la formación apropiada, sin formar parte de la organización ministerial para tal caso; Muchos que movidos por sus propios corazones se mueven voluntariamente no sujetándose a la Cabeza, sino buscando agradar a Dios mediante sus actos indisciplinados y desorganizados.
Lamentablemente se ve mucho de esos en todas partes. Pero todo ese desorden radica en varios factores que responsabiliza tanto a los ministerios como a los congregantes.

Al leer el capítulo 12 de Corintios, Pablo está hablando de organización. Pablo nos está enseñando por medio del Espíritu que cada cristiano debe ser disciplinado y organizado.

¿En que consiste la disciplina?
La disciplina consiste en dos cosas: Determinar que rol cumple cada uno de los miembros dentro del cuerpo, y el adiestramiento para que lo haga de la manera más eficiente y eficaz.

¿Para que sirve la organización?
La organización sirve para disponer del miembro en el momento en que este sea necesario.

Es así que la buena disciplina es el resultado de una excelente organización. Para que las cosas funcionen correctamente, deben estar organizada correctamente, y de esto habla Pablo cuando se refiere a la funcionalidad de la Iglesia.
La Iglesia debe funcionar como la armonía de un cuerpo humano; La Cabeza piensa, ordena el movimiento del cuerpo, el cuerpo se apoya en la columna, los nervios llevan las ordenes a los miembros y todo en armonía se ponen en marcha en lograr lo que la Cabeza ordena.

En la Iglesia, la Cabeza no son los ministros, no lo es la institución ministerial tampoco; En la Iglesia, Jesús es la Cabeza; Es Él quien dirige, quien da las órdenes; El resto del cuerpo está para cumplir con esa orden.

Colosenses 1
18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;  Hch 26:23; 1Co 15:20; Ef 1:22-23; Ap 1:5; Ap 3:14; Gn 1:1; Mr 1:1; Jn 1:1; Hch 26:4; 1Co 15:23; Ef 1:22; Ef 4:15; Ef 5:23;

Colosenses 2
19 y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

La Cabeza se mueve con el cuerpo.
Al Señor Jesús no le interesan a los que se autodirigen o se mueven a "voluntad propia" queriendo agradar a Dios sin disciplina y sin organización. Ese cristianismo solitario que muchos practican solo termina en la muerte espiritual de la persona, quedando solas, sin obra y posiblemente preso de pecados ocultos.
Muchos malinterpretan el texto de Heb 10:25 "no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,…" Porque piensan en la obligación de asistir a las reuniones, de estar allí sin hacer nada. Pero no se trata solamente de concurrir a la reunión, se trata de ser parte de la congregación, ser parte del trabajo, de cumplir responsablemente con el ministerio de la Iglesia, la cual nos lleva a hacer la Voluntad de Dios de manera conjunta. Dios no trabaja con personas solas, trabaja con equipo de personas, de otra forma no hubiera necesitado de discípulos a quienes a posteriores convirtió en apóstoles dándoles todas las virtudes Espirituales para el funcionamiento del Reino de Dios.

Volviendo a la funcionalidad del cuerpo: ¿Qué harían si unos de sus miembros comienza a moverse por sí mismo?, A su vez, ¿Han intentado escribir con la nariz? ¿Han intentado comer por la oreja? ¿Pueden peinarse con el pie?. Por eso necesitamos la "Organización". La Organización regula mediante normas la correcta función de los miembros para su determinado fin.
Me gustaría hablar mucho de la organización, pero no tenemos mucho tiempo, pero al menos voy a destacar lo importante. ¿Son ustedes organizados? Consideremos, ¿Cuántas veces han perdido las llaves? ¿Por qué no encuentran los archivos dentro de su computadora o celular? ¿Por qué las pierden? No es porque se olvidan, las pierden porque son desorganizados. ¿Por qué llegan tarde al trabajo e inclusive a las reuniones? Porque son desorganizados ¿Por qué no saben que ropa ponerse a la hora de salir? Porque son desorganizados, ¿Por qué nunca terminan las cosas apropiadamente? Porque son desorganizados.

Una rica comida es el producto de un cocinero bien organizado, que atiende la comida, que la prepara en tiempo y forma y que es limpio para hacer las tareas.

Estuve leyendo y escuchando acerca de los estados, empresas o sociedades más organizados. Esperaba hallar a alguna institución religiosa o comunidades cristianas, pero no; Los que lideran en cuanto a organización son los orientales, especialmente los japoneses, obviamente porque su condición a si lo exigen: Población densa, poco espacio, por lo que las habitaciones son pequeñas y resumen todo. Los japoneses son extremadamente organizados, tienen un lugar determinado para todo, lugar para las llaves, lugar para el celular, lugar para la billetera, lugar para todo, por esta razón no pierden las cosas, porque las dejan donde deben estar, se hacen una disciplina para ello; Son disciplinados. A diferencia de nosotros los japoneses no acumulan cosas en sus casas, tienen una determinada cantidad de muebles, una determinada cantidad de ropa, las cuales cambian cada seis meses; No son como los latinos que en su afán de consumir tienen miles de prendas o cosas acumuladas que en muchos casos ni usan y no las quieren tirar porque su pensamiento pobre les impide deshacerse de lo viejo. Muchos son chatarreros, y muy económicos sin tener la necesidad de serlo.
La organización se relaciona con la cultura, con la influencia social, con la tecnología; La organización se relaciona con todo. Todo cristiano debería ser organizado y disciplinado desde la niñez y la Iglesia debe tomar ese principio si quiere que el Cuerpo de Cristo funcione.   

14  Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.
15  Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
16  Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo?
17  Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?
18  Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.  Ro 12:3; 1Co 3:5; 1Co 12:11; 1Co 12:28; Sal 143:10; Pr 16:9; Jn 5:30; Gá 1:4; Ef 1:9; 1Jn 2:17;
19  Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
20  Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.
21  Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de ustedes.
22  Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios;
23  y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro.  Mr 6:4; 1P 2:7;
24  Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor «al que le faltaba,»
25  para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen [afanen] los unos por los otros.  1Co 1:10;
26  De manera que si un miembro sufre [padece], todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.  Ro 12:15;
27  Ustedes, por lo tanto, son el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.  Ro 12:5; Ef 1:23; Ef 4:12; Ef 5:30; Col 1:24; Col 1:18; Ef 5:23;
28  Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.  Hch 20:35; Ro 12:8; 1Co 12:9; 1Co 12:10; 1Co 12:18; Ef 2:20; Ef 3:5; Ef 4:11; 1Ti 5:17; He 13:7; He 13:17; He 13:24; Mt 16:18; Mr 13:22; 1Co 14:4; Stg 3:1; Ap 1:4;
29  ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?
30  ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?  Lc 24:27;

Los dones

Romanos 12
3  Digo, por lo tanto, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre ustedes, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura [sensatez, prudencia], conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.  Ro 1:5; Ro 11:20; Ro 12:16; 1Co 7:17; Ef 4:7; Ro 15:15; 1Co 3:10; 1Co 15:10; 2Co 10:13; Gá 2:9; Ef 3:7-8; 1P 4:11; 1Co 12:11;
4  Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,  1Co 12:12-14; Ef 4:4; Ef 4:16; 1Co 12:27; Ef 1:23; Ef 5:23; Col 1:24;
5  así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.  Jn 17:11; 1Co 6:15; 1Co 10:17; 1Co 10:33; 1Co 12:20; 1Co 12:27; Ef 4:13; Ef 4:25; 1Co 10:23; Ef 4:12; 1Co 12:4; 2Co 10:13; 1P 4:10;
6  De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;  Hch 13:1; 1Co 7:7; 1Co 12:4; 1Co 12:7-11; 1Co 12:10; 2Ti 2:15; 1P 4:10-11;
7  o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;  Hch 6:1; Hch 13:1; 1Co 12:28; 1Co 14:26; 1Co 12:10; 1P 4:10-11;
8  el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.  1Co 12:28; 2Co 9:7; 1Ti 5:17; Hch 4:36; Hch 11:23; Hch 13:15; 2Co 8:2; 2Co 9:11; 2Co 9:13; Dt 15:7; Mt 6:1-3;
9  El amor sea sin fingimiento. Aborrezcan lo malo, sigan lo bueno.  Sal 97:10; Sal 101:3; Am 5:15; 2Co 6:6; 1Ts 5:21-22; 1Ti 1:5; 1P 1:22;
10  Ámense los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndose los unos a los otros.  Ro 13:7; Fil 2:3; He 13:1; 1P 2:17; Jn 13:34; 1Ts 4:9; 2P 1:7; Ef 4:2; 1P 1:22; 1P 5:5;
11  En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;  Hch 18:25; Hch 20:19;
12  gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;  Hch 1:14; Ro 5:2; He 10:36; He 10:32; Lc 18:1; Ro 15:13; Ef 6:18; Col 4:2; 1Ts 5:16; 1Ts 5:17; He 12:1; Stg 5:7;
13  compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.  Mt 25:35; Ro 15:25; 1Co 16:1; 1Co 16:15; 2Co 9:1; 2Co 9:12; 1Ti 6:18; He 6:10; He 13:16; 1Ti 3:2; He 13:2; 1P 4:9;
14  Bendigan a los que les persiguen; bendigan, y no maldigan.  Mt 5:44; 1P 3:9; Lc 6:22; 1Co 4:12;

Al hacer la analogía de la Iglesia como un cuerpo humano, El Espíritu nos enseña que su buen y completo funcionamiento es producto de la gran diversidad de dones o virtudes repartido en todos los miembros del Cuerpo. Y por otro lado la diversidad garantiza la unidad de la Iglesia.
Cada miembro de la Iglesia debe contribuir en la labor y cada contribución debe verse como necesaria para la comunidad. No hay lugar para la soberbia o la arrogancia, nadie debe sentirse superior o inferior en el cuerpo de Cristo; Mi trabajo se cumple con el trabajo de todos; Si uno falla fallamos todos, si uno no hace lo que tiene que hacer perjudica a todo el Cuerpo.
En una carrera olímpica, cuando uno gana, gana todo el cuerpo, la gloria es para todo el cuerpo desde los dedos de los pies hasta el último cabello, el triunfo es total para el cuerpo; De igual manera, si pierde la carrera, pierde todo el cuerpo.
Los logros de la Iglesia son el logro de todos los miembros. Las falencias de la Iglesia son la falencia de todos los miembros.

Obviamente las religiones no enseñan en esto, prefieren dar la gloria a sus líderes e instituciones. Por eso caerán, por su propia soberbia y arrogancia.

31  Procuren, por lo tanto, los dones mejores. Mas yo les muestro un camino aun más excelente.  1Co 14:1; 1Co 14:39; Nm 25:13; Stg 4:2;

Por otro lado; Ningún miembro posee todos los dones y virtudes del Espíritu. Ningún don es más importante que otro.
Que un don sea "mejor" que otro, no hace "mejor" o "importante" al que lo tiene; No radica en eso la interpretación de este texto. Radica en comprender que es lo mejor para el Cuerpo; De por sí la naturaleza del don tiende a beneficiar al Cuerpo, lo que debemos hacer es "explotar" toda la potencia del don que el Señor nos ha brindado (entendiendo que toda la Iglesia participa ministerialmente con diferente dones en diferentes servicios, Ver Ro 12:3-14).

Ahora bien, he aquí el Camino más Excelente

CAPITULO 13
1  Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.  Mt 10:9; Jn 13:35; 1Jn 4:7-12;
2  Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.  Mt 7:22; Mt 17:20; Mr 11:23; Lc 17:6; Hch 2:18; 1Co 14:1; 1Co 14:39; 1Co 14:3-6; 1Co 14:22-39; Ef 4:11; 1Ts 5:20; Mt 21:21; Ro 12:7;
3  Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.  Dn 3:28; Mt 6:2;
4  El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;  Pr 10:12; Pr 17:9; Hch 7:9; 1Co 4:6; 2Co 6:6; Gá 5:22; Ef 4:32; Col 3:12; 1Ts 5:14; 2Ti 2:10; 1P 4:8; Nm 25:13; Gá 4:17;
5  no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;  Ro 4:6; 1Co 10:24; 2Co 5:19; Mr 10:45; Hch 17:16; Fil 2:4;
6  no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.  Ro 1:32; 2Ts 2:12; 2Jn 1:4; 3Jn 1:3-4; Sal 119:142; Jn 8:14; Jn 14:6;
7  Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  1Co 9:12; 1Co 13:4; Stg 1:12;
8  El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, «y» cesarán las lenguas, «y» la ciencia acabará.  Mt 7:25; Mt 7:27; Lc 6:49; Lc 11:17; Lc 13:4; Lc 16:17; Hch 15:16; He 11:30; Ap 11:13; Ap 16:19;
9  Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;  1Co 8:2;
10  mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.  Jn 15:15;
11  Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
12  Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.  Nm 12:8; Job 36:26; Mt 5:8; 1Co 8:3; 2Co 3:18; 2Co 5:7; Stg 1:23; 1Jn 3:2; Pr 2:6; Jn 17:3; Gá 4:9; 1Jn 4:8;
13  Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.  1Ts 1:3;

Al atender esto, Pablo da evidencias que los corintios habían dejado su primer amor; Y los dones Espirituales los había puesto en un estado de arrogancia.
Pablo desea encaminarlos nuevamente en el amor. De hecho, no hay Camino sin Amor; Porque Dios es Amor y Jesús es la manifestación del Amor de Dios.

Aunque ya se ha reiterado muchas veces; Es importante enfatizar que cuando se habla de Amor en las Escrituras NO está hablando de sentimientos, o de afectos, pasiones o emociones o sensualidad humana; Hablar de Amor es hablar de sacrificio; Entendiendo sacrificio como un acto deliberado de completa abnegación que busca el beneficio de otro que lo necesita. Sacrificio es dejar la "voluntad propia", dejar la voluntad de los intereses y beneficios propios o personales por el beneficio de los otros, aún cuando se pierda parcial o totalmente todo lo que tengamos, inclusive la vida.

Efesios 5
2 Y anden en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.  

1 Corintios 10
24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.  

El mundo confunde y enseña que el amor es sinónimo de sensualidad, de expresión humana para autosatisfacción, pero eso no es Amor eso es "Egoísmo".

Nosotros como cristianos, que entendemos verdaderamente el Amor, debemos comprender que el amor es más importante que todos los dones espirituales que pueda tener el Cuerpo. Pablo enfatiza que la Fe, la Esperanza, el Amor son los pilares de la Iglesia, los dones son "herramientas" para desarrollar esos pilare en todos los cristianos.
La perfecta función de un don solo puede hacerse a través del Amor.

Los dones Espirituales son herramientas para vivir en esta etapa temporal de la carne a fin de servir, ministrar, edificar y fortalecer al resto de la comunidad cristiana.
Los dones espirituales son para la Iglesia hasta la completa manifestación de nuestro Señor Jesús. Posteriormente ya no será necesario los dones, habrá llegado a su cometido.

Muchos cristianos viven confundidos respectos de los dones Espirituales y del Amor de Dios. Esperamos con esta meditación orientar y resaltar la disciplina cristiana y la organización como parámetros fundamentales para vivir en el verdadero Amor.



La Paz del Señor Jesús




0 comentarios:

Publicar un comentario