PÁGINAS DE INTERÉS

LA MISERICORDIA QUE TRIUNFA SOBRE EL JUICIO



Por el Hno. Santiago.-

Santiago 2
13Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

Hacemos esta meditación, en repuestas a consultas sobre el tema y también para eliminar confusiones que por lo general las corrientes apostatas de estos tiempos tuercen o tergiversan este tipo texto para justificar una vida de pecado mediante acciones de gracia, pensando que por las limosnas y buenas acciones hacia otras personas Dios perdonará sus pecados. En muchos casos esta mala interpretación hace que muchos cristianos desestimen la Obra del Señor Jesús y quieran mostrarse como buenos o justos por medio de sus acciones.
Por lo general este tipo de interpretación y la mala aplicación de este texto se ve entre los pentecostales, neo-pentecostales y ciertos tipos de bautistas y las he escuchado en radio, televisión e internet y es trágico porque es absorbida por los cristianos que no leen las Escrituras y se dejan arrastrar por pensamientos filantrópicos puramente humanistas.

Frases como “no estoy bajo la ley, estoy bajo la gracia”, “Dios es amor y perdona todo”, “la misericordia triunfa sobre el juicio” son las frases que usan los cristianos pecadores para justificar una vida liviana una vida de errores y pecados, son las frases de las mentes débiles que no quieren vivir bajo los mandamientos del Señor Jesús, porque quieren seguir en su falso libertinaje.

¿Qué significa?
Qué significa que “la misericordia triunfa sobre el juicio”?.
Pues para entenderlo debemos conocer en principio el significado del vocablo misericordia. Y esto es necesario porque muchos confunden la misericordia con la amabilidad y con dar limosnas o hacer obras de caridad y eso no es tan así.

[MISERICORDIA: (Del lat. misericordĭa). f. Virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos. / Atributo de Dios, en cuya virtud perdona los pecados y miserias de sus criaturas. / Porción pequeña de alguna cosa, como la que suele darse de caridad o limosna]
Del griego eleov [1495] “éleos”: Misericordia, Compasión, Conmiseración

El vocablo en latín “misericordia” es la fusión de las palabras “misera” y “cardia” y hace referencia a aquella compasión nacida de corazón por ayudar al que padece una miseria es decir, padece una desgracia.

En particular el cristiano reconoce que antes de conocer a Cristo vivía en desgracia, ¿porqué en desgracia?, por causa de su pecado, sus errores, sus transgresiones, por su mala vida; Y estando en esa miserable forma de vivir, reconoce su condición y pide ayuda a Dios y Dios le da la eleov “eleos”, la misericordia; Y recibimos esa “Gracia” (es decir gratuitamente, sin hacer nada) para aplacar nuestras miserias, aplacar nuestros pecados, aplacar nuestras desgracias.

¿Cómo sabemos cuando somos miserables?, ¿Cuál es la desgracia del hombre?

Romanos 1
29estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

Gálatas 5
19Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

La desgracia es entonces producto de la vida pecaminosa, producto de la vida carnal, todo aquello que se menciona en Romanos 1:29-32; Gálatas 5:19-21, las Escrituras dicen “por cuanto todos pecaron están destituidos de la Gloria de Dios”, y “la paga del pecado es la muerte” (Ro 3:23; 6:23).

Apocalipsis 20
12Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios;
y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

Todo ser humano que comprende su desgracia (su vida pecaminosa), comprende que su final es una condenación justa, comprende que es digno del lago de fuego porque Dios es Juez Justo porque dará a cada uno según sus hechos. Y conociendo tal final, mediante el arrepentimiento el cristiano clama y apela a la misericordia de Dios, porque mediante la “Gracia”, mediante la ayuda de Dios puede revertir su final sin afectar la justicia de Dios. ¿Y cómo funciona la misericordia de Dios sin afectar la justicia de Dios?

Romanos 5
8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

La Misericordia de Dios consiste en poner un sustituto, poner a alguien que reciba el castigo por nosotros, eso es la misericordia.
Por eso comprendemos el valor del sacrificio de Jesús, porque vemos el amor de Dios sacrificando, entregando a muerte a su Hijo unigénito por nosotros, conocer la misericordia de Dios es experimentar que Jesús asumió la ira de Dios por nosotros, Él absorbió el juicio justo de Dios que debía caer sobre nosotros, para que la misericordia triunfe sobre nuestro juicio.
Por eso el cristiano está agradecido, porque Dios resolvió mediante esa poderosa virtud que se llama misericordia la salvación de nuestra alma.

Como ven, la misericordia eleva hasta lo más alto el Amor de Dios y respecto al hombre eleva hasta lo sumo la Gracia de Dios al aplicar la Salvación mediante su Hijo Jesucristo.

Efesios 2
4Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe.

No hay nada que podamos hacer nosotros para aplacar el juicio de Dios, no es por obras, las obras no aplacan los pecados, las cosas injustas no pueden ser suplantadas por acciones de bondad hacia otros.
No es nuestra misericordia la que nos salva, es la Misericordia de Dios.
Nadie entonces se atreverá a exponer sus “buenas” acciones ante el gran juicio de Dios, por eso debemos implorar por su misericordia, por su Gracia, por su Hijo Jesús quien es el Salvador de todo ser humano.

Números 14
18Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos.

Entonces, la misericordia de Dios NO anula su justicia, no anula la condenación, la misericordia aplica un sustituto y mediante Él el justo juicio de Dios queda satisfecho y el acusado obtiene liberación.

¿Qué es lo que tiene que hace el hombre pecador?, Buscar ese sustituto, buscar a Jesús, porque si no tiene un sustituto Dios aplicará su juicio sobre él y aunque mencione sus frases “Dios es amor”, “Dios es misericordioso” no podrá escapar de la condenación. “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (Heb 10:31).

La misericordia condicionada

Hay muchos que se confunden y dicen, “la biblia se contradice, porque dice que Dios quiere salvar a todos, y también dice que tiene misericordia del que quiere tener misericordia”. ¿Cómo es eso?

1 Timoteo 2
4el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Romanos 9
18De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

Entonces ¿Cómo es?: A causa de esto, muchas filosofías religiosas, muchas teologías, han producido tantas divisiones, tantas denominaciones en la Iglesia, por tener una mente tan chicata, una vista tan corta de las virtudes de Dios.

Hablar de la misericordia de Dios, es sugerir, es enseñar que Dios tiene el deseo de ayudar a todos los hombres. Pero en la mayoría de los casos es el hombre el que no quiere ser ayudado.

Juan 3
19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Proverbios 16
27 El hombre perverso cava en busca del mal, Y en sus labios hay como llama de fuego.

Proverbios 17
20 El perverso de corazón nunca hallará el bien, Y el que revuelve con su lengua caerá en el mal.

Entonces mediante la virtud misericordiosa Dios provee los recursos adecuados para suplir nuestras necesidades, primeramente la Sangre de Cristo para perdonar pecados y el Espíritu Santo para santificar “apartar” al hombre de malas obras. Esto está disponible para todo hombre, pero son los hombres lo que no quieren estos vitales recursos. Por lo tanto la misericordia es condicional.
Es aquí donde hablamos de una misericordia condicionada.

Salmos 103
17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;
18 Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

Salmos 86
3 Ten misericordia de mí, oh Jehová; Porque a ti clamo todo el día.
4 Alegra el alma de tu siervo, Porque a ti, oh Señor, levanto mi alma.
5 Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.

Esto demuestra claramente que la misericordia es aplicada selectivamente sobre aquellos que le invocan, es para los que le buscan, si no buscan a Dios, no habrá misericordia, ¡Si el hombre no busca a Dios no habrá misericordia!.
Y no solo se trata de clamar, de invocar, también se trata de obediencia, porque misericordia se hace en aquellos que le “temen” (los que tienen reverencia), sobre aquellos que guardan su pacto, sobre aquellos que conocen y viven según sus mandamientos, poniéndolos por obra.
En definitiva, la misericordia es concedida y se aplica sobre el hombre que se aparta del mal, sobre el hombre arrepentido que aborrece el pecado, por eso dice también

Proverbios 16
6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal. 

Isaías 55
7Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Lucas 1
50 Y su misericordia es de generación en generación A los que le temen.

La Salvación está en manos de Dios y es aplicada sobre los que se arrepienten, sobre los que buscan vivir bajo la ley de Dios y todo esto lo hace soberanamente, porque es Dios por medio del Espíritu de su Hijo el que produce la Salvación (2 Te 2:13-14)
Ahora bien, Dios no solo ha establecido las condiciones para aplicar su misericordia, sino que también ha identificado específicamente a la Persona mediante el cual será ofrecida. Es decir mediante el Señor Jesús.
La misericordia no se suministra al azar, no depende de las acciones o méritos del hombre, no se puede comprar con dinero, ni tampoco es una cuestión de linaje o herencias sanguíneas.
La misericordia es administrada por Cristo Jesús, Él es nuestro abogado, nuestro mediador (1 Ti 2:5).
Desde el momento en que el hombre nace en el mundo y peca, inmediatamente necesita un Salvador, y no solo eso, necesita un Señor que le ordene, que le provea, y no solo eso necesita el Espíritu Santo para dejar de pecar. Ese Salvador, ese Señor, ese Espíritu es Jesucristo.
La salvación es Cristo Jesús y en Cristo Jesús.  El perdón de los pecados está solamente en Cristo Jesús.  La comunión con Dios es Cristo Jesús.
Y la prueba fiel de que Dios ya aplicó su juicio y su misericordia es mediante la resurrección de Jesús, dándonos la prueba de que no moriremos eternamente, sino que resucitaremos en gloria, sin relación con el pecado.

Romanos 6
5Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Juan 5
28No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Entonces los que viven en pecado, los que viven según esta carne, los que quieren vivir en este mundo y disfrutar de este mundo pecaminoso no serán salvados, pero los que creen en Cristo Jesús y le siguen siguiendo sus pasos, obedeciendo sus mandamientos, estos si serán salvados.

Si has comprendido esto, comprenderás como debes predicar el Evangelio.
El Evangelio no es aceptar a Jesús como muchos predican, la salvación no es mediante esa oración de fe que muchos hacen, eso no es bíblico, la salvación no se obtiene ayudando o dando limosnas o haciendo buenas obras a las personas, la salvación no se obtiene siguiendo una religión o a un hombre sea cura, pastor, ministro, apóstol, profeta o lo que sea que se autonombre.
La Salvación consiste en una conversión, convertir es hacer de algo una cosa totalmente diferente. Conversión es dejar la vida pecaminosa y seguir a Jesús; Conversión es comenzar una vida nueva con una manera diferente de ver la vida, con nuevos propósitos, con nuevos objetivos, no según la carne, no según el mundo sino según Dios; Conversión es entender la misericordia de Dios y rendir la vida a Dios.

Efesios 4
22En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Si alguno todavía no tiene un sustituto para el día del juicio, ¿Qué espera?, la misericordia solo se aplica aquí en este tiempo de existencia humana; Si mueres sin sustituto para tus pecados, en el juicio ya no se puede suplicar por misericordia. 

Observaciones finales
Entonces, “La misericordia triunfa sobre el juicio” no es mi propia justicia, no es mis sacrificios por ayudar a los demás lo que me hará salvo.

Filipenses 3
9y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,

2 Timoteo 1
9quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,

Ayudamos a los demás por amor, no para alcanzar salvación. Y la mejor ayuda que podemos brindar es predicar la misericordia de Dios no de manera teórica, sino práctica, con la vida de uno, pero primero debe ser perfeccionado y estar en plena obediencia y sujeción.

2 Corintios 10
6y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.



La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario