PÁGINAS DE INTERÉS

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO




MENSAJE DOMINGO 15/06/2014

Por el Hno. Gabriel.-

“El bautismo del Espíritu Santo”; mucho se ha hablado y enseñado referente a este tema, diversidad de enseñanzas que intentan explicar este asunto se han vertido en las iglesias, algunas muy intelectuales y otras carente de todo sustento bíblico. Sin embargo sigue siendo un especie de mito dentro del cristianismo ¿Existe o no existe? ¿Es verdad o mentira? ¿Es real o actuado?

En la mayoría de los casos en los que se ha tratado este tema, se ha asociado directamente con el hecho de hablar en lenguas extrañas, y tal sugerencia se da más en el ámbito religioso pentecostal, al punto tal que muchas de estas personas afirman que aquellos que aun no han hablado en una lengua extraña no han sido bautizados con el Espíritu Santo, pero lo curioso de esta afirmación es que ellos que si han hablado una lengua extraña continúan con sus vidas pecaminosas sin sufrir ningún cambio hacia la santidad, y en la mayoría de los casos están en peores condiciones espirituales que aquellos que aun no han hablado en lengua extraña (divorcios, hijos en las drogas, adulterios, etc.).

Sin embargo ésta equivocada idea y enseñanza pentecostal (bautismo del E.S. = hablar en lenguas) tomo tanta fuerza en el cristianismo que ha penetrado muchas mentes, y como consecuencia de esto muchos congregantes en vez de leer la biblia y orar para alcanzar sabiduría y santidad se han dedicado a la búsqueda desesperada de una extraña experiencia espiritual, que en algunos casos tuvo pésimos resultados, porque en vez de ser tratados por el Espíritu de Dios recibieron un espíritu satánico que los alejo totalmente de la verdad.

Ahora, no debemos ignorar que hablar de un bautismo del Espíritu Santo es referirse a una acción concreta que involucra directamente a Dios con el hombre, ya que es un trabajo departe de Dios hacia el hombre, por ende no puede tomarse a la ligera sino que hay que ser sumamente precavidos para tratar el tema, porque cualquier afirmación que se haga fuera de lugar es atribuirle a Dios algo que Él no hace,  y en tal caso dicha persona no solo será de tropiezo a muchos otros sino que estará en un grave problema delante de Dios.

¿QUE ENSEÑAN LAS ESCRITURAS RESPECTO DEL BAUTISMO?

Mateo 3
11  Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
12  Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.

Antes de hablar de bautismo del Espíritu Santo, bueno sería entender primeramente que es el bautismo en agua, y antes de hablar del bautismo en agua, hay que entender que es el bautismo propiamente dicho.

La palabra “Bautismo” que es una palabra que deriva del idioma griego (Baptisma), es el proceso de inmersión y emersión de algo en un liquido, el hecho de zambullir, empapar, lavar están relacionados con el bautismo. En la antigüedad las mujeres que iban a lavar ropa decían “voy a bautizar la ropa” indicando que sumergirían la prenda en agua y le quitarían las manchas, un ejemplo bíblico del uso de esta palabra la vemos en el antiguo testamento es el caso de Naamán (general del ejército Sirio) el leproso cuando Eliseo le ordena que se lave siete veces en el rio Jordán, en este caso la palabra usada para zambullirle en el rio es “bautismo” (2°Re 5:14).

Entonces el significado de bautizar es el acto de zambullir algo o alguien en un liquido con el propósito de lavar, es por ellos que cuando Juan el Bautista, predicaba el arrepentimiento de los pecados y sumergía a todas las personas en agua, este hecho simbolizaba (representaba) una acción de limpieza del hombre exterior para lavar todas aquellas culpas que tenía el hombre por causa del pecado.

Hechos 22
16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate (zambúllete), y lava tus pecados, invocando su nombre.

Marcos 1
4 Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados.

O sea que el propósito del bautismo en agua es un acto que representa la purificación exterior nuestra por medio de un lavado con agua. Ahora en función de esta explicación nos preguntamos;

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO: CONTEXTO

Mateo 3
7 Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?
8  Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,
9  y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
11  Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
12  Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.

Juan el bautista comenzó su predicación anunciando que el reino de los cielos se había acercado, y necesario era para todos los judíos limpiarse de toda contaminación por el pecado para tener parte en este reino, por esta razón impartía el bautismo de arrepentimiento el cual era una figura de limpieza con agua. Pero no todo los judíos estaban de acuerdo con este asunto, ya que consideraban que esto no era condición necesaria para ellos, porque pensaban dentro de sí mismos que tenían derecho al reino de los cielos por el solo hecho de ser descendencia de Abraham, ya que el pacto perpetuo que Dios había hecho con Abraham (Gn 17:7-8) declaraba que Jehová sería el Dios de su descendencia para siempre, por esta razón muchos de los judíos entendían que no les hacía falta ninguna bautismo de arrepentimiento y limpieza para entrar en el reino de Dios, ya que al ser descendencia de Abraham esto les correspondía naturalmente por herencia paterna.

Sin embargo Juan les dice, no se justifiquen en el pensamiento de que son herederos del reino por la promesa hecha a Abraham, el vínculo carnal no es garantía de que ustedes sean los herederos del reino, sino lo que determina si es que son descendencia de Abraham es el hecho de que imiten sus obras, tal como Jesús mismo también se los refirió en una oportunidad (Jn 8:39) diciéndoles; “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais”. Por esta razón Juan continua diciéndoles “ya está puesta el hacha a la raíz de todo árbol, así que el que no da buen fruto va a ser cortado” refiriéndoles que su forma de vida era la que en verdad iba a determinar si eran descendencia de Abraham o no, si creían de la misma forma que creyó Abraham, y daban los mismos frutos que dio él al creer en Dios, en otras palabras, si tenían la misma fe que Abraham.
Y desde allí continua diciéndoles, “yo simplemente estoy impartiendo un bautismo en agua, estoy llamando al arrepentimiento público para que sean parte del reino de los cielos, si a ustedes esta condición les parece que es demasiado, aun no han visto nada, porque esto es solo el principio de una gran labor que aun falta, porque detrás de mi viene uno que es más poderoso que yo, el cual yo no soy digno ni siquiera de hacer el trabajo de quitar las sandalias de sus pies, Él tiene que bautizar con el Espíritu Santo y fuego”

Ahora, Juan simplemente estaba preparando el camino para recibir al Cristo, al Rey del reino de los cielos, porque para entrar en un reino espiritual como lo es el reino de los cielos, no solo hace falta limpiarse con agua, sino requiere una limpieza mucho más profunda, y esta es la que venía a impartir el propio Rey del reino, el cual era una bautismo en el Espíritu Santo, a fin de que todos los que fueron limpiados con agua, también sean limpiados por medio del Espíritu Santo y fuego para ser puros y sin mancha y poder entrar de esa forma al reino de los cielos, a un reino sin mancha y sin pecado, esto es lo que venía a hacer Jesús concretamente, purificar lo interior de los hombres, renovar a los hombres interiormente.

Tito 3
4  Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,
5  nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,
6  el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador,

Si analizamos también detenidamente las palabras impartidas por Juan el Bautista en Mateo 3:12 conoceremos que está hablando exactamente lo mismo

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO: ANALOGÍA QUE LO ILUSTRA
Mateo 3
11  Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
12  Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.

Juan declara que él solo esta bautizando (lavando, zambullendo) con agua, y que detrás de él viene otro, el cual es Jesús, que era el que bautizaría (lavaría, zambulliría) con el Espíritu Santo y fuego, e inmediatamente continua diciendo: “Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará”

¿Qué podrían significar estas palabras que está hablando Juan? Porque las mismas son la descripción de lo que representa el bautismo del Espíritu Santo.

LA ERA, es un espacio de tierra generalmente circular de unos 15 a 20 metros de diámetro aproximadamente, empedrado con lajas y rocas dispuestas de tal forma que formaban un piso solido sobre la tierra. Las mismas se construían con el fin de trillar la mie       s y separar de esta forma el grano de la paja.

LA MIES; es el conjunto de sembrados de cereal dispuesto en los campos listos para ser cosechados cuando ya han madurado. Jesús en más de una oportunidad se refirió a los hombres que le seguían y oían sus palabras como si fueran la mies, o sea el cereal del campo que ya está maduro y debe ser cosechado, haciendo alusión a que los hombres debían ser tratados para ser convertidos en algo útil como lo es el grano del cereal.

-----Mateo 9
36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.
37  Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.
38  Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

TRILLAR: una vez que la mies (plantas de cereal) es segada (cortada con la hoz o guadaña) los manojos de espigas que se cosechan son llevados a la era y se esparcen allí, para ser quebrantados o triturados con el trillo a fin de separar el grano del cereal de la paja. Este trabajo de quebrantar las espigas para separar el grano de la paja se denomina trillar, y para ello es necesario contar con una herramienta llamada trillo.

TRILLO: es una herramienta agrícola que sirve justamente para trillar, o sea para separar el grano de trigo de la paja. El mismo se construía con varias tablas ensambladas (unidas) que formaban un tablero grueso y duro de forma rectangular de aproximadamente  2 metros de largo por 1 metro y medio de ancho, y en la parte de inferior (abajo) se colocaban de forma fija varias cuchillas (pedernales afilados) afiladas las cuales servían para cortar y triturar las espigas y separar así el grano. Por la parte de arriba llevan un asiento donde una persona se sentaba y por la parte de adelante era tirada por bueyes, la misma se colocaba encima de las espigas tendidas en la era y al ser tiradas por los bueyes iba aplastando y triturando la mies para obtener el grano limpio.

AVENTADOR: es un instrumento que sirve para aventar cosas al aire, en este caso era una especie de pala o tenedor grande llamado también bieldo que se utilizaba posterior a la trilla, una vez que toda la mies ha sido trillada, la persona tomaba el bieldo o aventador y empezaba a arrojar al aire la espiga triturada para separar por medio del viento el grano de la paja y de todo el residuo, esto debía hacerse un día de viento, y todo aquello que el viento se llevaba se denominaba tamo, de ahí que el Salmo 1 compara a los malos como el tamo que arrebata el viento, o sea como el residuo, como aquellos que no sirve. Aventar entonces era el último proceso que sufría la mies tendida en la era para limpiar y separar el grano de la paja. Concluido este trabajo se juntaba el grano en el granero y la paja se echaba en el fuego.

EL BATUISMO DEL ESPÍRITU SANTO: DEFINICIÓN
Bueno, habiendo definido todas estas palabras vamos a retomar nuevamente la lectura en Mateo;

Mateo 3
11  Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
12  Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.

Entonces conociendo ahora el significado y aplicación que tienen estas palabras expresadas por Juan (aventador, era) en esta cita, entendemos que así como él efectuaba una limpieza con agua, detrás de él venía Jesús quien era el encargado de ejecutar una limpieza mucho más profunda, la cual se ilustra o compara con el proceso de limpiar el grano de trigo de la paja.

De esta forma se podría definir al bautismo del Espíritu Santo como el trabajo de profunda limpieza que ejecuta Jesús en el hombre mediante su Espíritu Santo, es un proceso de purificación que el cristiano debe sufrir para llegar a ser santo, limpio, puro, apartado del pecado para glorificar a Dios, y es un tratamiento que duele, porque nosotros somos esa mies que esta tendida en la era ( Jesús dijo; la mies es mucha…), y Dios va a pasar su trillo por encima de nosotros para triturarnos a fin de quebrantarnos y separar así el grano de lo inservible, luego va a aventarnos al aire para separar de nosotros toda inmundicia, a fin de que seamos puros, esto es el bautismo del Espíritu Santo.
Jesús va a purificarnos mediante el bautismo que Él imparte, así como primero recibimos el bautismo en agua, luego Él va a zambullirnos en su Espíritu Santo para una limpieza mucho más profunda, y esto es mucho más que hablar en otras lenguas.

ANALOGIA
El templo de Dios que había sido mostrado a David en lo referente al diseño y construido luego por medio de Salomón, el cual se denominó la casa de Dios porque contenía el arca del pacto, fue construida sobre una era, sobre la era de Ornan jebuseo, lugar destinado a trillar y aventar el grano, comprada luego por David posterior al castigo por causa del censo que llevo a cabo en Israel, ¿curioso verdad?... se podría decir que la casa de Dios, aquel templo judío en definitiva era una “era” el lugar para tratar la mies, para limpiarla, y la mies son los hombres, por esta razón Juan declara que detrás de él viene uno que tiene el trabajo de aventar todo aquello que esta puesto en la era, Jesús es el dueño de la era y ha venido a limpiarla por medio de su Espíritu, quebrantarlos para que sean santificados para Dios.

-------2° Crónicas 3
1  Comenzó Salomón a edificar la casa de Jehová en Jerusalén, en el monte Moriah, que había sido mostrado a David su padre, en el lugar que David había preparado en la era de Ornán jebuseo.

EL FUEGO
La expresión que aparece en las escrituras tanto en el libro de Lucas como el de Mateo no es solo “bautismo en Espíritu Santo” sino que exactamente dice “bautismo en Espíritu Santo y fuego”, y la palabra “fuego” también ha sido distorsionada de su contexto, ya que muchos atribuyen que esto se refiere directamente a lenguas de fuego como las que recibieron los apóstoles el día de pentecostés, como también otros dicen que esto se refiere al fuego eterno para condenación de los malos, sin embargo el contexto de esta expresión sigue haciendo alusión a un proceso de purificación y limpieza, dando a entender que así como el agua lava, el fuego sirve también para purificar las cosas con una limpieza mucho más profunda. Entre tantas citas que se podrían usar para sustentar esta  explicación solo voy a proponer una:

1° Pedro 4
12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,
13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.

Somos también purificados y perfeccionados por medio de las pruebas las cuales son como fuego que tienen el propósito de limpiarnos más y más de la inmundicia.

Por otro lado vale aclarar también que los discípulos el día de pentecostés no recibieron lenguas de fuego, sino las escrituras dicen que se asentaron sobre ellos “lenguas como de fuego” y NO de fuego, y esto es necesario aclararlo, porque usando este verso han justificado que es necesario hablar en lenguas porque eso es el bautismo de fuego.

----Hechos 2
3  y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.       


EN HABLAR EN OTRAS LENGUAS
Ahora, yo no estoy negando que el Espíritu de Dios muchas veces se manifestó a sus siervos por medio de hablar en lenguas extrañas, y me refiero al verdadero don de lenguas (no al que inventan los pentecostales), pero el propósito de estas manifestaciones en la mayoría de los casos fue como una señal a fin de que los apóstoles pudieran identificar que verdaderamente el Espíritu de Dios estaba operando en los gentiles, ya que de otra manera sería muy difícil para ellos aceptar la idea de que el evangelio de Cristo debía extenderse a los gentiles, un ejemplo de este caso es el de Pedro y Cornelio (Hch 10:44-48 y 11:1-18) y aun en el caso de ellos mismos (los apóstoles), fue como señal y a la vez para poder testificar a todos los extranjeros que visitaban Jerusalén en aquel tiempo. Y si analizamos cada uno de los casos encontraremos prácticamente el mismo resultado (Hch 19:6).

Porque el bautismo del Espíritu Santo no consiste solo en mero hablar en lenguas, tal suceso no tiene mucho sentido, pero si entendemos que Jesús nos sumerge en su Espíritu Santo con el único fin de purificarnos y santificarnos apartándonos del pecado, entonces la palabra bautismo tiene un amplio sentido asociada al Espíritu Santo

1° Corintios 14
21  En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor.
22  Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes.

La santidad o bautismo del Espíritu de Dios no se hace solo visible por el hecho de hablar en lenguas, eso no es lo importante, sino que la verdadera señal de identifica de que hemos sido bautizados por el Espíritu Santo puede visualizarse por medio de comprender las enseñanzas de Cristo como forma de vida

Juan 14
26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Así que si una persona se acerca manifestando haber hablado en lengua extraña alguna vez como si esto fuera condición suficiente de poseer el Espíritu de Dios, lo que hay que probar es si verdaderamente su vida sufrió una transformación y esta apartado del pecado habiendo ordenado su casa conforme a las enseñanzas de Dios, además conocer también si leyó toda la biblia y la práctica.

Lucas 12
50  De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!

Marcos 10
39  Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados;

Romanos 6
3  ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
4  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Qué curioso que Jesús cuando recibió el Espíritu Santo no hablo en lenguas.


La paz del Señor Jesucristo

1 comentario:

  1. Excelente explicación amado hermano. Muy util su enseñanza.
    Bendiciones en Cristo, su hermano Melvin Beltre, de Iglesia Bíblica Gracia y Verdad, Miami, Florida.

    ResponderEliminar